Imagen destacada del blog sobre las lentes de contacto y niños

Aprender a cuidar nuestra mirada desde pequeños nos ayudará a crear hábitos saludables de adultos. Por eso es tan importante concienciar a niños y niñas en la importancia de conocer sus ojos. Una de las preguntas más repetidas en cuanto al cuidado de la vista de los pequeños es cuándo serán suficientemente mayores como para llevar lentillas. A pesar de que está bastante extendido el pensamiento de que los niños no deberían utilizarlas, la realidad es otra: en casos excepcionales, incluso los recién nacidos pueden usar lentes de contacto adaptadas.

Las lentillas o lentes de contacto son una de las herramientas que nos ayudan a mejorar nuestra calidad da vida y a cuidar nuestra mirada, ya que, además de por su comodidad, también pueden ser una forma de mantener la salud visual, tal y como ocurre con las lentillas Orto K, que ayudan a controlar la progresión de la miopía en los más pequeños.

Cuándo pueden empezar a utilizar lentillas

Aunque la edad más recomendada suele ser a partir de los seis años, la realidad es que niños y niñas de todas las edades utilizan lentillas si es necesario. La línea se marca en los 6 u 8 años porque es el periodo en el que se suelen detectar, en general, los primeros problemas visuales significativos. Gracias al desarrollo de nuevos materiales más cómodos y seguros, los peques de todas las edades pueden mejorar su calidad de vida desde la aparición de los primeros indicios de problemas de visión.

Por ello, la edad más recomendable para comenzar a utilizar lentillas depende más de las necesidades y la responsabilidad del niño o niña que de un momento puntual de su vida. En muchos casos esta nueva rutina requerirá la constante supervisión de adultos. Para garantizar su mejor uso, desde Zamarripa Ópticos recomendamos las lentes desechables diarias, ya que no necesitan mantenimiento y se estrenan cada día, con lo que no hay que preocuparse durante semanas de mantenerlas intactas, lo que libera a los pequeños de este control.

Imagen de una niña con lentes de contacto

¿Qué tipos de lentes de contacto existen según su tiempo de uso?

  • Lentes desechables diarias. No requieren mantenimiento y se estrenan cada día.
  • Reutilizables, normalmente quincenales o mensuales.
  • Anuales de uso prolongado, para llevarlas de forma continua; aunque este tipo es el menos recomendado para uso pediátrico.
  • Lentes rígidas permeables al gas, normalmente en tratamientos de ortoqueratología.

Consejos para que los niños utilicen lentillas

Como ya te hemos adelantado, empezar a utilizar lentillas depende más de la predisposición del niño que de su edad. Si tienes alguna duda, solo debes consultar con tu especialista. Desde Zamarripa te dejamos algunas recomendaciones y consejos a tener en cuenta para que tu peque utilice sus lentillas de una forma correcta y evite problemas como infecciones o sequedad ocular:

  • Enséñale a lavarse y secarse bien las manos antes de comenzar a utilizar sus nuevas lentillas.
  • Evita que se bañe en piscinas o en el mar con las lentillas puestas. Si por las necesidades del niño o niña fuera necesario, la mejor opción son las gafas de natación. 
  • Ayúdale a mantener sus ojos bien hidratados.
  • Recuérdale que no debe dormir nunca con sus lentillas puestas, a no ser que estas sean las indicadas para hacerlo.
  • Aunque la recomendación más extendida es utilizar lentillas de día, si te decides por las de mayor duración, explícale la importancia de cuidarlas y mantenerlas limpias día a día.
  • Supervisa siempre cómo se pone las lentillas para asegurarte de que estén bien situadas y no le molesten.
  • Ante cualquier indicio de molestia, retirar las lentillas sin esperar más.

Utilizar lentes de contacto mejorará el bienestar diario de los niños y niñas, por lo que no te preocupes si al principio están un poco nerviosos, se acostumbrarán rápido a la comodidad de hacer deporte, jugar e ir a clase sin preocuparse por las gafas.

Imagen de una niña con lentes de contacto

Ven a Zamarripa Ópticos y sal de dudas

Cuidar la salud visual de los pequeños de casa es ayudarles a desarrollar sus funciones cognitivas en la mejor dirección. Prestar especial atención a la correcta evolución de su vista es clave para asegurar su bienestar y, sobre todo, su salud visual en el futuro. Por ello, las revisiones periódicas son imprescindibles y también lo es contar con especialistas capaces de elegir el tratamiento más adecuado para encauzar los defectos de visión de los más pequeños.

No esperes más y ven a visitarnos en nuestra óptica de Tudela, cuidaremos la vista de tus peques para que no se pierdan ni un detalle.

Pide cita para la revisión de tu hijo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.