Hace unas semanas hablábamos sobre una de las dudas más comunes de padres y madres: ¿a qué edad puede empezar mi hijo o hija a usar lentillas?. Como te contábamos, esta decisión depende más de las necesidades del peque y de su responsabilidad que de un momento concreto de su crecimiento, ya que niños y niñas de todas las edades pueden utilizar lentes de contacto con la supervisión de un adulto y de un especialista en visión.

Hoy resolvemos la siguiente cuestión que surge a partir de la decisión de utilizar lentes de contacto: ¿cómo puedo enseñarle a ponerse las lentillas correctamente? Lo primero que debes saber es que utilizar lentillas es igual de sencillo para un niño que para un adulto, la parte complicada y a la que deberás dedicar la mayor parte de tus esfuerzos es ayudarle a crear un hábito sano. ¡Sigue estos pasos y recomendaciones y verás como con un poco de práctica y supervisión todo va como la seda!

Pasos para colocar las lentillas de forma correcta

Antes de comenzar, recuérdale a tu hijo o hija que es muy importante tener las manos limpias, por lo que podéis empezar enjabonando vuestras manos con agua tibia y secándolas bien con una toalla. Evita utilizar un papel para secar tus manos, ya que los restos de fibras pueden quedarse en las lentillas e incomodar.

Enseña al peque a abrir bien los ojos, utilizando el dedo índice de una mano y el dedo corazón de la otra para no parpadear, como puedes ver en la fotografía inferior, ya que necesitará tener el ojo abierto todo el tiempo, hasta que la lentilla esté bien colocada. Un truco para no parpadear hasta que las lente esté bien situada es mirar hacia arriba.

Al principio será algo más largo e incómodo, por eso te recomendamos que las primeras semanas por lo menos se coloque las lentillas mirando hacia abajo, con un pequeño espejo situado en una superficie plana. De esta forma evitará que la lentilla se le caiga del dedo por los nervios y podrá verse a sí mismo durante todo el proceso.

Ante cualquier incomodidad, lo mejor es sacar la lentilla y comenzar de nuevo. Eso sí, siempre limpiándola bien en la solución que tu especialista en visión te ha proporcionado. Asegúrate de que tu hijo o hija nunca limpie sus lentes con agua ni con saliva y que los guarde bien en su lentillero.

También es muy importante que conozca los detalles sobre sus lentillas, si son de día o de larga duración, por ejemplo, porque le ayudará a crear nuevos hábitos como retirarlas todas las noches y ponerse unas nuevas por la mañana o guardarlas con cuidado para el día siguiente.

En Zamarripa Ópticos nos aseguramos de que tu hijo o hija descubra la forma de ponerse sus nuevas lentillas antes de salir de nuestro centro en Tudela. Le ayudamos con la primera puesta y le damos todos los trucos y consejos para que pueda utilizarlas de manera autónoma.

La supervisión de un profesional es clave para que los niños y niñas tengan una buena experiencia con sus lentes de contacto, por eso te recomendamos acudir a tu especialista en visión ante cualquier duda que puedas tener con las lentillas de tus hijos. Te ayudarán con tus preguntas y con la técnica más adecuada para que el peque de la casa aprenda a colocarse y utilizar sus lentillas para disfrutar de una vida más cómoda.

Imagen de pequeña poniéndose lentillas

Recuerda estos consejos

  • Cuida que tu hijo no intercambie sus lentillas con nadie ni se las cambie de un ojo a otro.
  • Controla que no use saliva ni agua para humedecer o limpiar las lentillas.
  • Recuérdale que no debe llevar las lentillas puestas por más tiempo que el recomendado.
  • Ayúdale a usar siempre la solución que recomienda su óptico
  • Evita que use lentillas durante la natación o durante las horas de piscina.
  • Enséñale a limpiarse y secarse las manos antes y después de ponerse o quitarse las lentillas.
  • Recuérdale quitarse siempre las lentillas antes de irse a dormir.
  • Habla con tu hijo o hija sobre salud visual, para que sea consciente de la importancia de cuidar su mirada desde una edad temprana.

Ven a Zamarripa Ópticos y te ayudaremos con las nuevas lentillas de tus hijos

Cuidar la salud visual de los pequeños de casa es ayudarles a preservar su vista sana durante más años. Prestar especial atención a la correcta evolución de su vista es clave para asegurar su bienestar y, sobre todo, su salud visual en el futuro.

No esperes más y ven a visitarnos en nuestra óptica de Tudela, cuidaremos la vista de tus peques para que no se pierdan ni un detalle.

Imagen mostrando la salud visual de los pequeños

Pide cita ya para la próxima revisión

Compártelo en tus redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.