La pérdida de visión de los maestros impresionistas.

La pérdida de visión de los maestros impresionistas.

Si para una persona normal es un grave problema perder la vista, para un gran pintor es un enorme trastorno. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, varios maestros del impresionismo sufrieron graves problemas visuales, que para unos supusieron una vida angustiosa y para otros, la explicación de un arte visual único.

Edgar Degas sufría de retinopatía desde los 36 años, y la luz del sol le ocasionaba un terrible dolor. Tenía mucho miedo de quedarse ciego, y solo podía pintar unas pocas horas, en las que trabajaba con mucha dificultad y tristeza. En una carta a su amigo James Tissot decía: “Qué cosas más hermosas podría haber hecho, y rápidamente, si la luz brillante del día fuera menos intolerable para mí”.  En 1891, a los 57 años, ya no podía leer y nunca pintaba al aire libre. No podía distinguir los colores y tenía que preguntar a sus modelos sobre los colores que usaba. Lo único que los oftalmólogos de su tiempo pudieron hacer por él fue darle unas lentes que limitaban la luz que llegara a su ojo derecho, que estaba permanentemente dañado.

Edgar Degas

En 1905, a la edad de 65 años, Monet se dio cuenta de que había cambiado su percepción de los colores. No los veía con la misma intensidad. En 1912 se confirmó que tenía cataratas en los dos ojos. Monet ya no distinguía bien las tonalidades, las veía amarillentos, sin intensidad, y eso se reflejaba en lo que pintaba. Era muy infeliz. A los 82 años le operaron el ojo derecho, pero veía los colores diferentes de su ojo izquierdo, que no quería operarse, y ya no pudo usar bien los dos ojos juntos. En 1922, como estaba casi ciego y no se veía capaz de pintar bien, destruyó algunas de sus obras.

impresionista Monet

Renoir y Cézanne eran miopes, pero se negaban a usar gafas cuando pintaban para poder ver las formas y los colores de una manera más abstracta. Renoir comentó de Degas: “Si se hubiera muerto a los 50 años, sería recordado como un buen artista competente, nada más”. Apreciaba la soltura de las pinceladas de Degas y su uso de los colores, que en cierta forma habían sido afectados por la pobreza de su vista.

Para que no te pase lo que a estos grandes maestros, es primordial que acudas a revisarte la vista al menos una vez al año. Y no olvides contactar con nosotros para cualquier duda en nuestra página web, nuestras redes sociales y nuestras tiendas.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cláusula informativa:
Los datos personales por Ud. proporcionados serán tratados por ZAMARRIPA OPTICOS , con domicilio sito en C/ PABLO SARASATE 10 BAJO 31500 TUDELA. A este respecto, le informamos que la base jurídica para el tratamiento de sus datos de carácter personal se encuentra en el propio consentimiento que Ud. nos ha otorgado. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite su cese. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación, limitación, portabilidad y oposición en la dirección anteriormente indicada, mediante solicitud escrita acompañada de copia del DNI. Igualmente le informamos del su derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control competente. El presente consentimiento puede ser revocado en cualquier momento dirigiéndose para ello por escrito a la dirección anteriormente indicada por cualquier medio que permita acreditar su correcta recepción. A este respecto se le informa que tal revocación no afectará a la validez y/o licitud del tratamiento y/o cesión realizada previamente a dicha retirada de su consentimiento.