daltonismo laminas ishihara

El daltonismo es una percepción anómala de los colores más común de lo que se cree. Una de cada 30.000 personas lo padece, y es más frecuente entre los hombres: un 8% de la población masculina presenta ceguera para el color rojo o el verde, por un 2% de las mujeres. Además, aunque en la mayoría de los casos es una enfermedad genética, también puede adquirirse a lo largo de la vida.

Por lo general, el daltonismo afecta a ambos ojos por igual y se mantiene estable a lo largo de toda la vida. ¿Cómo se produce? En la retina están los bastones, que detectan la luz y la oscuridad, y tres tipos de conos, que perciben el color rojo, verde y azul. El daltonismo ocurre cuando una o más de las células cónicas de color están ausentes, o no funcionan correctamente, o detectan un color diferente al normal. Anteriormente ya hablamos sobre los diferentes tipos de daltonismo existentes.

La anomalía más conocida de los daltónicos es la imposibilidad de distinguir entre el verde y el rojo.

Hay diferentes grados de daltonismo. Algunas personas con deficiencias leves de color pueden ver los colores normalmente con buena luz, pero tienen dificultades cuando la luz es tenue. Otras no pueden distinguir ciertos colores en cualquier tipo de luz. La forma más grave de daltonismo es la acromatopsia, en el cuál todo se ve en tonos grises, pero es poco común.

El método más rápido para el diagnóstico del daltonismo son las láminas de manchas de ‘Ishihara’.

daltonismo
El sujeto «normal» ve el número 8 y el sujeto daltónico ve el numero 3.
láminas de manchas de 'Ishihara'.
Tanto el sujeto «normal» como el ciego al color no deberían de ver ningún número. Los sujetos daltónicos para el rojo-verde deberían ver un 45.

Ahora bien, ¿qué pasa con un daltónico al volante? ¿Qué pasa cuando llega ante un semáforo, por ejemplo? No hay mayor problema, porque conoce la ubicación de cada luz y puede distinguir el foco que brilla más. Más complicado es cuando esos colores se encuentran en otros contextos más difíciles de interpretar. Por eso, el conductor con alteración del sentido cromático debe conducir con buenas condiciones lumínicas, evitando la conducción nocturna.

Esperamos que te haya parecido interesante y útil. Y en cualquier caso, te recordamos que es primordial acudir a revisar la vista al menos una vez al año y que para cualquier duda nos encontrarás en nuestra página web, nuestras redes sociales y nuestras ópticas.

Compártelo en tus redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.