campaña ver para aprender visión y vida

Lunes, diez de la mañana, clase de mate. Luis está sentado en última fila. La profesora escribe fórmulas sin parar pero desde donde él está no ve bien la pizarra. Distraídamente empieza a dibujar en su cuaderno. Ya no presta atención a la clase. Cuando llegue a casa Luis no dirá nada a sus padres y ellos no sabrán que su hijo tiene un problema de visión.

La historia de Luis es una historia que se repite en decenas de colegios cada día. Por eso campañas como Ver para aprender son tan necesarias. Es fundamental concienciar a padres y niños de la relación directa que existe entre fracaso escolar y problemas de visión: los menores cuyo rendimiento escolar es más bajo presentan mayores problemas visuales. La asociación Visión y Vida, con motivo de la celebración del Día Universal del Niño el pasado mes de noviembre, ha realizado un estudio que arroja datos incontestables: “Uno de cada cinco niños no consigue ver bien la pizarra en el colegio, puede tener un problema visual no resuelto y solo una de cada cuatro familias llega a sospechar de esta situación”. Entonces… ¿Cómo detectarlo? Ya tratamos este tema en nuestro post ¿Tu hijo ve bien?

campaña ver para aprender visión y vida

Gracias a la iniciativa “Ver para aprender” más de 1.500 ópticos-optometristas voluntarios han ofrecido revisiones gratuitas y charlas informativas a los niños de entre 6 y 12 años de más de 5.000 colegios españoles. Es muy importante educar a padres y a niños en la necesidad de revisar cada año la salud visual de los más pequeños. Mediante unas pruebas de screening se pueden diagnosticar el 95% de los problemas.

¿Qué es el screening visual?

Son una serie de pruebas básicas de visión para descartar de forma rápida que el niño tenga un problema visual que pueda afectar a su salud y a su rendimiento escolar.

Cuando en el screening el niño falla en uno de los cinco aspectos técnicos de las pruebas se recomienda a los padres la necesidad de realizar un examen visual completo.

6 pasos para saber si tu hijo ve bien la pizarra

Anamnesis

Para empezar, antes de realizar las pruebas visuales el óptico-optometrista formulará algunas preguntas al niño, tales como ¿ves bien la pizarra? ¿te cansas al leer? ¿te duele la cabeza?, y también a los padres ¿cree que su hijo ve bien? ¿se acerca mucho a la tele o al texto al leer?

Agudeza visual de lejos

La prueba se realizará monocularmente, es decir, primero la realizaremos para un ojo y después para el otro, tapando siempre el ojo no examinado. También la realizaremos binocularmente, es decir con los dos ojos abiertos. El niño deberá distinguir correctamente cada letra.

Visión binocular

Es el funcionamiento conjunto de ambos ojos, básico para la percepción tridimensional del entorno y la motilidad ocular, que son los movimientos de fijación, saltos de punto a punto del espacio y seguimiento de objetos en movimiento.

Agudeza visual de cerca

Muchos niños tienen problemas de calidad de visión de cerca, que afecta en sus tareas de lectura y se quejan de dolor de cabeza o picor en los ojos al realizar sus tareas en visión próxima.

Punto próximo de convergencia

Es la prueba que detecta si existen problemas al realizar los movimientos de seguimiento de objetos en los diferentes ángulos de mirada. También si el niño se cansa al leer.

Posiciones diagnósticas de mirada y motilidad ocular

Estos movimientos son los más sencillos y básicos. Lo corriente es un movimiento continuo de los ojos, sin saltos y fluido.

 

Asegúrate de que tu hijo ve bien porque esa puede ser la clave de su éxito escolar, porque si el cuidado de los ojos es fundamental a lo largo de la vida, en la infancia es crucial. El desarrollo integral del niño depende en gran parte de una correcta visión. Solo tienes que acercarte con él a cualquiera de nuestras ópticas y le realizaremos el screening para asegurarnos de que todo está en orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *